Blog
Marketing | Marketing digital Martes, 2 de Marzo de 2010

Una comuna ‘online’ para la marca

Comenta el artículo

Atrás quedo la filosofía yuppie 1.0 de Internet, inoportuna en la mayoría de las ocasiones y preocupada más por su apariencia que por los consumidores. El incremento de poder de los medios sociales abandera una actitud hippie 2.0 que requiere de la creación de una comuna ‘online’.

El proceder agresivo y reservado característico del yuppie, está siendo sustituido por una disposición empresarial en la que impera el aperturismo y la empatía propia del hippie. Crear una comunidad en Internet se convierte en una prioridad para poder mejorar los vínculos con el consumidor. La comunidad virtual crece gracias a la confianza, la colaboración y la atención de la marca.

El nuevo movimiento predominante en el paradigma actual del marketing, lucha contra la jerarquía exigida por la publicidad convencional, en la que el anunciante es emisor y el consumidor receptor. Defiende así una comunicación donde ambos asumen el perfil de emisor y receptor, facilitando un flujo de información que circula en varias direcciones a un mismo nivel.

El hippie 2.0 aboga por la personalización de las relaciones en oposición a la comunicación de masas, por establecer una conversación fluida en vez de imponer un concepto de manera repetitiva y por la creación de nuevas experiencias en contra de la comercialización convencional. El “poder de las flores” se convierte en el “poder de la socialización”.

En las redes sociales cada individuo es importante, porque ninguna voz suena más alta que otra. Las marcas deben escuchar en todas partes para cuidar su reputación, aprender del consumidor y proporcionar los contenidos acertados. Compartir es clave para hacer crecer la comuna ‘online’. Las empresas tienen que aportar experiencias que fomenten la participación y posibiliten la interacción directa con los usuarios.

En definitiva, la marca necesita construir su propia comunidad bajo una cimentación transparente. Una actitud hippie 2.0 en los medios sociales favorece el vínculo emocional con el consumidor, posibilitando la creación de una comuna virtual que proporciona herramientas para fidelizar a los consumidores y propagar las comunicaciones.

Comenta el artículo