Blog
Medios | Noticias Miércoles, 30 de Diciembre de 2009

TVE abandona a los anunciantes

2 comentarios

Mañana los telespectadores verán el último anuncio privado en la historia de la televisión pública nacional. Un ente que proporcionaba una gran parte de la financiación al conjunto de entidades públicas del grupo RTVE con la comercialización de sus espacios publicitarios ¿Cuáles son las consecuencias para los ciudadanos y el mercado?

La fórmula de financiación para Televisión Española afecta tanto a los presupuestos generales del estado como a los ingresos de los operadores de telecomunicaciones, las televisiones privadas generalistas y los canales de pago. Este modelo repercutirá tanto en el bolsillo del anunciante como en el de los ciudadanos.

La desaparición de TVE en el mercado publicitario y las fusiones entre cadenas privadas apuntan hacia un mercado casi monopolizado, dando luz verde al aumento de los precios de la publicidad en el medio. Las televisiones privadas generalistas piensan ingenuamente que se repartirán el pastel que Televisión Española dejará a las puertas del próximo año.

Los datos pronostican un deterioro cada vez más acuciante del medio televisivo, propiciando la migración de la inversión publicitaria hacia Internet. Y además, TVE contaba con un público fiel que difícilmente se encuentra en otras televisiones. Más que un pastel, las televisiones privadas se repartirán un pastelito.

Por último, sufragar la televisión pública a través de las teleoperadoras y canales de pago puede suponer un aumento en las facturas de telefonía y un incremento del precio en la contratación de televisión. ¿De verás el ciudadano quiere prescindir de la publicidad en la cadena pública, a sabiendas de que el cese puede repercutir en su cartera?

Algunos creen inocentemente que esta medida eliminará todo tipo de publicidad en la cadena pública. Pero TVE sólo eliminará aquella generada por las empresas privadas, manteniendo las autopromociones, las campañas de carácter social y los anuncios institucionales. El único beneficio plausible será para el telespectador, al erradicar la interrupción publicitaria en la emisión de un programa.

2 comentarios · Escribe tu comentario

masquemedios

Yo creo que lo peor es la imagen que se está dando de la publicidad como ese enemigo público del que hay que defender a la población.
Y con esto ganan las televisiones privadas y sus accionistas, aunque, como tú dices, menos de lo que ellas se creían; gana el telespectador de las cadenas públicas (si no ver nada de publicidad es ganar) y muy posiblemente ganarán internet y exterior.

Para todos los demás, sobre todo para los que nos dedicamos a la publicidad, es una mala noticia.

| Miércoles, 30 de Diciembre de 2009 a las 14:35 pm |

Oscar Coca

Si. Lo peor de todo esto es que se está dañando la imagen de una actividad capaz de incentivar la economía. Gracias por tu comentario Eduardo.

| Viernes, 1 de Enero de 2010 a las 18:22 pm |

Comenta el artículo