Blog
Branding | Publicidad Martes, 8 de Diciembre de 2009

Libertad para la marca

Comenta el artículo

En innumerables ocasiones, las empresas suelen secuestrar su propia marca de manera inconsciente. Sacrifican la comunicación de marca por una comunicación estrictamente comercial, basada exclusivamente en las características del producto o en el precio, provocando que el consumidor pierda interés sobre el mensaje.

La marca es el ente más importante que trabaja para cualquier compañía. No es solo un nombre o un símbolo que diferencia al producto de sus competidores. Es también una forma de pensar y de sentir, capaz de establecer lazos con el consumidor a través de una experiencia única.

Amordazar a la marca mediante comunicaciones únicamente comerciales significa perder la oportunidad de hacer amigos. La comunicación de marca potencia el interés del consumidor que se reconoce en los valores transmitidos. La marca que habla adecuadamente tiene el poder de reunir un grupo de seguidores, los cuales actúan como emisarios de ésta.

Es cierto que los comunicados comerciales venden a corto plazo. Pero a medio y largo plazo, el beneficio mercantil desaparece, ya sea porque el producto ha dejado de ser único o porque el precio no se ajusta a una realidad determinada.

Sin embargo, las comunicaciones basadas en la marca posibilitan la venta a medio y largo plazo, pues el consumidor continúa obteniendo el beneficio intangible que motiva su compra desde el principio.

La marca debe ser libre para expresarse y actuar con su interlocutor. Por tanto, cualquier comunicación de producto o precio debe estar sujeta a las directrices impuestas por la propia marca, de manera que el consumidor satisfaga sus necesidades racionales y emocionales.

Etiquetas: , ,

Comenta el artículo