Blog
Medios | Noticias Viernes, 1 de Octubre de 2010

Jaque mate al anunciante

Comenta el artículo

Nueve meses han pasado desde que el gobierno español decidió eliminar la publicidad de TVE. La situación provocó las críticas de todos los colectivos implicados en la industria publicitaria y las alabanzas de la Unión de Televisiones Comerciales Asociada. Las consecuencias para los anunciantes han sido poco beneficiosas, al contrario que para UTECA.

El drástico cambio ha afectado al mercado televisivo con un incremento de precios en los espacios comerciales, sin que haya significado una mejora en la calidad de los GRPs. En una economía maltrecha es impensable que las empresas incrementen sus beneficios, pero las cadenas privadas lo han conseguido con un movimiento que ha puesto en jaque a los anunciantes.

Sin embargo, la Comisión Europea ha tachado de ilegal el cobro de una tasa a los teleoperadores para financiar parte del ente público. Una resolución que ha permitido a la AEA o Asociación Española de Anunciantes realizar un nuevo movimiento en el tablero, prestándose a aportar 250 millones de euros a cambio de que la publicidad regrese a Televisión Española.

El provecho que ha supuesto para las cadenas privadas la supresión de publicidad en TVE, ha alimentado su codicia. A pesar de que prescindir de la principal fuente de financiación de las cadenas públicas puede convertirse en una carga mayor para el ciudadano, UTECA vuelve a mover ficha manifestando su deseo de acabar con la publicidad en las televisiones autonómicas.

La situación en el mercado televisivo se torna cada vez más complicada para los anunciantes, que hicieron oídos sordos a los movimientos que muchos profesionales planteaban. Con un trasvase de la inversión publicitaria que se hacía en televisión hacia otros medios, especialmente Internet y exterior, el ego de las cadenas privadas habría mermado.

UTECA se ha enfrentado a su principal fuente de financiación con el aliciente de conseguir ventaja a corto plazo, sin que AEA haya sabido reaccionar de forma tajante para mantener su posición en el tablero. Aun existe la posibilidad de responder a la nueva acometida, pero si las cadenas privadas consiguen efectuar el próximo movimiento, podrán cantar aquello de “jaque mate”.

Comenta el artículo