Blog
Branding | Marketing Viernes, 5 de Noviembre de 2010

El humanismo de la marca

2 comentarios

El conocimiento, la participación y la opinión son elementos que ayudan a construir la marca, un ente que nace de la interacción con las personas y que requiere de una actitud social para vivir en un entorno cada vez más conectado. Una transformación que va del gélido corporativismo al cálido humanismo.

La transparencia es vital para generar una buena imagen. Ocultar la realidad representa un lastre que tarde o temprano sale a la luz, generando una desconfianza que afecta directamente a la reputación de la marca.

La empatía es necesaria para potenciar el vínculo emocional. Colocarse en el lugar del otro permite acercarse a las personas, comprender sus inquietudes y descubrir sentimientos que influyen en las decisiones de compra.

La tolerancia es primordial para evitar que los comentarios negativos se magnifiquen. Aceptar las críticas, siempre y cuando no resulten denigrantes u ofensivas, significa que la marca tiene en consideración al consumidor.

La modestia es importante para adelantarse a los acontecimientos. Creerse poseedor de la verdad absoluta da lugar a una ofuscación que obstaculiza la prevención de problemas en un futuro próximo.

La confianza es fundamental para encontrar nuevas soluciones. Cerrarse en banda supone descartar la posibilidad de afrontar las situaciones desde una perspectiva libre de los prejuicios internos.

La generosidad es esencial para obtener la colaboración de otros. Tratar que los demás aporten sin que exista una reciprocidad, indica un síntoma de avaricia que provoca un rechazo determinante.

La paciencia es indispensable para construir una relación duradera. Buscar un resultado a corto plazo implica prescindir de una profunda conexión y descarta la posibilidad de mantener clientes y empleados leales.

La constancia es básica para conseguir notoriedad. Ser activo facilita una presencia continua en la mente del consumidor, impidiendo que la marca quede relegada al olvido y desaparezca.

El cambio de paradigma en la comunicación afecta de manera ineludible a la actitud de la marca ante los consumidores. La relación entre ambos debe fundamentarse en una actitud social que humanice a la organización, reforzando los vínculos con el cliente y los empleados de manera que surja un compromiso voluntario con la marca.

2 comentarios · Escribe tu comentario

Oscar Del Santo

Creo que nadie le puede poner ningun ‘pero’ a este post tan acertado. Las marcas tienes que ir evolucionando en el sentido que apunta Oscar.

Quisiera añadir un elemento desde la perspectiva de la reputacion online y los social media: las marcas tienen que responder rápidamente, casi de forma instantanea ante las posibles eventualidades, crisis, etc. que van a tener cobertura en el mundo online en tiempo real. La agilidad informativa es muy muy importante, sobre todo a la hora de dar respuesta antes que los comentarios o las criticas se hagan bolas de nieve.

Enhorabuena por un post muy bien argumentado y que comparto plenamente.

| Viernes, 5 de Noviembre de 2010 a las 16:48 pm |

Oscar Coca

De Oscar a Oscar ; ) estoy totalmente de acuerdo contigo. En una sociedad donde todo evoluciona a gran velocidad, la capacidad de reacción inmediata es vital. En el pasado, el boca a boca requería de una maduración temporal para afectar negativamente a la marca. Sin embargo, ahora ese tiempo de maduración se ha acortado tanto que el problema aparece casi al instante, influyendo rápidamente en la imagen que perciben los consumidores. Gracias por tu aportación Oscar.

Un abrazo.

| Viernes, 5 de Noviembre de 2010 a las 17:35 pm |

Comenta el artículo