Blog
Marketing | Publicidad Miércoles, 23 de Noviembre de 2011

El creativo publicitario de nuevo cuño

Comenta el artículo

Bastante se ha debatido en los últimos tiempos sobre la necesidad de cambio en el modelo de negocio de las agencias de publicidad, ante todo, por su papel como simple, aunque sofisticado, pregonero del anunciante. Sin embargo, muchos sólo han arañado la superficie, sin percatarse de que la transformación requiere de la evolución del profesional.

La publicidad se adueñó del término creativo para denominar a aquellos responsables de la agencia que facilitaban una forma ingeniosa de transmitir los mensajes. Aún hoy día, algunos los conciben como artistas y otros los califican de vendedores, a pesar de que el creativo publicitario es sencillamente un comunicador que reúne habilidades de ambos gremios.

No obstante, limitar la creatividad al desarrollo de ideas ocurrentes para difundir un mensaje, significa dejar de hacer honor a su nombre y desperdiciar el talento del profesional. La creatividad es el uso de la imaginación para lograr una rentabilidad funcional, emocional o social, es decir, conseguir un gran beneficio con pocos recursos.

Aunque en la actualidad, el creativo publicitario está pasando de ser un mero comunicador que genera mensajes innovadores, a convertirse también en un desarrollador de nuevos formatos de comunicación, su evolución debe ir más allá. Su labor ha de integrarse en todos los aspectos de la organización a la que ofrece sus servicios.

Si se entiende que todo lo que es, dice y hace un anunciante permite comunicar, la tarea del creativo no puede quedar restringida a engendrar ideas exclusivamente aplicables a los canales de comunicación. Su cometido tiene que ser todavía más amplio, con el propósito de generar experiencias que posibiliten una conexión auténtica con el consumidor.

En el nuevo panorama de la industria publicitaria, el creativo debe asimilar que su función se extiende hacia la concepción y el desarrollo de ideas que mejoren el negocio de su cliente, ya sea a través de los productos, los métodos de distribución, las acciones de promoción o cualquier otro elemento relacionado con la experiencia de marca.

Comenta el artículo