Blog
Branding | Marketing Viernes, 18 de Marzo de 2011

De la competencia a la colaboración

12 comentarios

El marketing tradicional enfatiza en exceso el concepto de la competencia, alentando una rivalidad individualista que persiste aún en los mercados. La visión hostil de competencia supone un obstáculo para las marcas en una sociedad que evoluciona de manera fugaz. La única alternativa para sobrevivir a los constantes cambios es la colaboración.

Adoptar la perspectiva que empuja hacia un enfrentamiento autónomo por acaparar el mercado, significa prestar demasiada atención a los competidores, mermando el interés que requieren otros agentes sociales implicados en el progreso del negocio. Con un enfoque donde prima la desconfianza y la avaricia, la prosperidad de la marca es nula.

Las alianzas son una poderosa herramienta para aunar esfuerzos sin desperdiciar recursos para conseguir un mismo objetivo. Asumiendo valores como la confianza, la empatía y la autenticidad, la dinámica de la colaboración se convierte en un factor que potencia la efectividad de los procesos entre los diferentes grupos de interés.

Ante eventualidades inesperadas en la sociedad, pocas marcas tienen capacidad para responder de inmediato a las ocasiones que ofrecen los cambios. La cooperación facilita un ágil desarrollo de productos o servicios que garantiza la rentabilidad, evitando inversiones innecesarias al emplear los procesos implantados.

La independencia ralentiza el progreso de la marca, pudiendo sucumbir a la evolución de los mercados. La dinámica de colaboración debe entenderse ampliando el espectro de cómplices para el aprovechamiento de una coyuntura, desde el cliente a los competidores, pasando por empleados, proveedores, distribuidores y otros actores de la sociedad.

En un escenario global en continuo cambio es necesaria una simbiosis entre competencia y colaboración. Las marcas deben renunciar a la competencia exacerbada y abrigar la colaboración competitiva, deben prescindir de la arrogancia y amparar la humildad, porque de otra forma su capacidad de innovación menguará, con la consiguiente perdida de oportunidades.

12 comentarios · Escribe tu comentario

javistaff

Querido Oscar,
Esta vez, no coincidimos en casi nada, jajaja. Por tanto paso a criticarte un poquito (de buen rollo, ¡eh!)
Benchmark es la palabra, la competencia está por todas partes. Los individuos somos competitivos: las personas, los animales, también las marcas… etc.
Hay una frase que a mí me gusta mucho, -”Si no miras al marcador, es que sólo estás entrenando”-. El mundo de la empresa es un juego entre profesionales, la competencia viene en el ADN de todos nosotros. Lo de “colaboración competitiva” me parece una bonita frase y me gusta,eso sí, no la comparto. Un abrazo amigo.

| Viernes, 18 de Marzo de 2011 a las 13:34 pm |

Oscar Coca

Al fin discrepamos : ) Sí, la competencia está ahí, no lo niego, pero me refiero a la competencia exacerbada que se ha producido por la importancia que se le ha dado durante tanto tiempo a este concepto. El sentido es colaborar con tus clientes, con tus proveedores, con tus empleados, con todos aquellos grupos que requieras para alcanzar un fin y, en ocasiones, incluso con el competidor durante un periodo de tiempo limitado. Si en una reunión de trabajo discutimos con la intención de competir en una lucha de poder, los resultados son pobres. Sin embargo, cuando argumentamos con la intención de colaborar en un bien común alcanzamos mejores resultados. En la naturaleza la competencia está a flor de piel, pero incluso en ella se da la colaboración competitiva en la que especies diferentes cooperan para sobrevivir. Me reafirmo en que es necesario una simbiosis entre competencia y colaboración.

Gracias por tu punto de vista. Un abrazo : )

| Viernes, 18 de Marzo de 2011 a las 14:03 pm |

javistaff

Sí, te entiendo y elogio lo que dices, pero no sé si es posible llevarlo a cabo y ojalá fuera así. Pero a la que hay money de por medio… ;)) Pues va a ser que no.
Imagínate que yo colaborara competitivamente con el Madrid, vamos, que no!!!!! Al enemigo ni agua. ;)))
Un abrazo amigo que ya es viernes.
Por cierto, quiero escribir un post hablando del “nuevo marketing”, con ese, seguro que discreparás LOL.

| Viernes, 18 de Marzo de 2011 a las 14:13 pm |

Oscar Coca

Jajaja… Te rebato el argumento futbolístico. Un Madrid-Braça es un ejemplo de colaboración competitiva para lograr que la LFP española sea la mejor del mundo, además cuando vas a ver el partido en el Bernabeu o en la tele estás colaborando con el Madrid, incrementando sus ingresos por la entrada, la publicidad o los derechos televisivos.

Estaré atento a tu post, Javi. Buen fin de semana.

| Viernes, 18 de Marzo de 2011 a las 14:38 pm |

Pasionydiseno

Creo que los dos tenéis razón pero con matices. Como todo dependiendo de la situAcion de tu empresa podrás valorar la opción que te da Óscar. Me explico, cuando una empresa esta muy mal tienes que buscar una salida, una alternativa es la colaboración con proveedores y otros componentes de la cadena de fabricación. Esto no es nada nuevo y os pongo un ejemplo; la General Motors estuvo a punto de hundirse debido a los elevados costes, pues bien, un españolito al que luego denominaron superlopez, negocio con los proveedores de GM contratos en términos de colaboración de forma que cuando a GM le fuera bien ellos tendrían asegurado el apoyo de GM como colaboración reciproca. Pues bien, general motors salió en untiempo récord de esa situAcion gracias a una jugada maestra de negociación colaboradora.
La segunda opción para tu empresa en el caso de que no te convenza la primera puedes hacer una join Venture que dicen los americanos y que no es otra cosa que dos empresa se asocian para crear una tercera. Este ejemplo lo ha utilizado zara ( grupo Inditex) por ejemplo para entrar en la India de la mano de Tata.
En cuanto a lo que dice javi del benchmarking creo que es previo a llegar a las situaciones desesperadas arriba descritas, en el caso de pequeñas empresas no en las moles de los ejemplos que he puesto arriba y que la mayoría de las veces lo hacen para ampliar mercado y en otros términos por su volumen. El ver que hace tu competidor siempre lo tienes que tener presente ya que es una de las maneras de poder ofrecer mejores cosas y aportar un valor añadido a tu producto y servicio. Bueno ya no os molesto mas perdonad, un placer

| Viernes, 18 de Marzo de 2011 a las 22:44 pm |

Oscar Coca

Como le dije a Javi, no niego que debamos tener en consideración a nuestros competidores, sino que centrarse exclusivamente en ellos y considerarlos únicamente como enemigos, cierra muchas puertas en cuanto al desarrollo de productos y hace que se descuiden las relaciones con otros grupos de interés. Producir exclusivamente dependiendo de lo que haga nuestro competidor es un error, pues siempre irá por delante. Hay que buscar la asociación con profesionales u organizaciones y la colaboración con los clientes para que nos ayuden a mejorar los productos. Como bien dices, hay muchos ejemplos de multinacionales que han llegado a asociarse o cooperar para conseguir un objetivo común. Pero sobre todo en las pequeñas empresas, la colaboración competitiva es clave para sobrevivir.

Gracias por tu comentario Rubén. Un abrazo :)

| Sábado, 19 de Marzo de 2011 a las 1:38 am |

Manuel Escobar

Bueno Óscar, por mi parte creo que la estrategia de cualquier negocio en las relaciones en cualquier ámbito (empleados, clientes, proveedores, etc.) es el GANAR / GANAR. Es la base de todo, bajo mi punto de vista. A partir de ahí, si a el agente X en la relación con mi empresa obtiene un beneficio mayor que si no se relaciona con ella y a la vez mi empresa consigue verse beneficiada por esa interacción, eso es colaboración. Si el agente y mi empresa pertenecen al mismo ámbito, será colaboración competitiva.
Ahora, si ambos salimos ganando, la situación posterior es mejor que la inicial… creo que está claro cuál debe ser el comportamiento, ¿no? La repetición y potenciación de ese hecho…
Cuanto más pequeño eres más debes intentar colaborar con otros…
¿Alguien se apunta? Desde iCapax este año podría considerarse como una constante ese ofrecimiento… nos hemos propuesto conseguirlo, aunque creemos que la zona donde nos encontramos no es demasiado receptiva al respecto, por eso estamos intentando hacerlo vía redes sociales… si la montaña no va a Mahoma…

| Sábado, 19 de Marzo de 2011 a las 11:51 am |

Oscar Coca

Manuel, realmente lo que recrimino es la actitud egoísta y arrogante que da lugar a una competencia hostil y, en ocasiones, carente de ética. Una actitud que nace de la excesiva importancia que se ha dado tradicionalmente a la competencia, propiaciando acciones que se acogen a la filosófia del todo vale con tal de ganar y mermando la capacidad de innovar de las empresas por estar excesivamente centrada en la visión del competidor, impidiendo desarrollar una visión propia. Por supuesto que hay que tener en cuenta a la competencia, pero siempre en su justa medida. Cuando hablo de colaboración competitiva, me refiero a colaborar para poder ser competitivo en un mercado cada vez más global, ya sea con entes ajenos al sector o pertenecientes al mismo. Se trata de crear alianzas que ayuden a solventar las carencias que se tienen y a mejorar lo que se hace. En definitiva, a ser más competitivo.

Gracias por tu comentario. Un abrazo :)

| Sábado, 19 de Marzo de 2011 a las 13:04 pm |

Manuel Escobar

Exacto, estoy contigo, de hecho el problema es ver a la competencia sólo como eso… el problema de base es el enfoque desde el que se hacen los análisis… si el vaso está medio vacío o medio lleno… cuando se estudia la competencia se puede ver [modo ironía on] cuales son sus puntos fuertes con los que nos van a destruir y se van a hacer con el mercado [modo ironía off] o TAMBIÉN, cuales son carencias que puedo complementar para que ganemos los dos (si es que tiene una mayor penetración en el mercado y me puede hacer ganar cuota con ese acto). Este es un ejemplo, quizás muy simplista… pero es sábado ;-)…

Me encanta debatir, aunque espero que algún día estemos más en desacuerdo, de momento en pocas ocasiones hemos tenido una postura muy alejada y así no es fácil… ajjaja.

Un abrazo!

| Sábado, 19 de Marzo de 2011 a las 13:16 pm |

Oscar Coca

Jejeje… Ya llegará el día en el que debatamos con posturas enfrentadas, pero siempre con la intención de colaborar y enriquecer ;)

Buen fin de semana Manuel :)

| Sábado, 19 de Marzo de 2011 a las 13:24 pm |

Oscar Del Santo

Al contrario que muchos de los otros comentarios, creo que Oscar acierta plenamente en este post, por varios motivos:

1) Nuestros competidores de hoy son nuestros aliados de mañana y vice-versa. Del equilibrio entre co-operacion y competencia surgen sinergias y beneficios multiples a todos los niveles. Recomiendo la lectura de ‘Chaos Theory’ a los que teneis un interes mas filosofico en el tema.

2) Construimos una mejor sociedad y un mejor ‘business environment’ enfatizando la co-operación y alianzas puntuales frente al modelo darwiniano radical de ‘ salvese quien pueda’ y de escasez de recursos. La creatividad humana no es un recurso físico limitado por la escasez y el talento atrae talento. Las marcas que reconocen esto estarán dispuestas a interactuar de una manera más colaborativa sin perder el acicate de la innovación y la competencia sana.

3) Las organizaciones 2.0 se construyen desde la perspectiva que defiende Oscar. Para los que querais profundizar más en las señas de identidad de la organización 2.0 os recomiendo la lectura de un post reciente http://www.oscardelsanto.com/organizacion-2-0_identidad_corporativa/ que va en la línea de lo que gurús de los nuevos modelos de ‘business philosophy’ están postulando en EEUU (ejemplo: http://www.axialent.com/)

Por todo ello y mucho más que podía añadir enhorabuena Oscar por un post que demuestra que eres un pensador original, profundamente innovador y más allá de los convencionalismos que impiden el progreso emprendedor de España. Bravo!

| Domingo, 20 de Marzo de 2011 a las 15:58 pm |

Oscar Coca

Muchas gracias Oscar. Desde luego que si se continúa pensando según lo que se impone desde la tradición, costará demasiado avanzar como persona o profesional. Me alegro mucho que compartas mi reflexión.

Gracias por tus magníficas aportaciones. Un abrazo :)

| Domingo, 20 de Marzo de 2011 a las 21:20 pm |

Comenta el artículo