Blog
Branding | Marketing Jueves, 19 de Abril de 2012

Branding y marketing: La balanza

8 comentarios

Las reglas a las que se enfrentan organizaciones e individuos en la actualidad, han puesto en cuestión la primacía del marketing sobre el branding. La discusión ha calado tanto en el mundo empresarial que comienzan a surgir posturas extremas, las cuales insinúan sustituir el primero por el segundo, sin percatarse de que uno y otro forman parte de un todo.


[+] Ampliar Infografía: Branding Vs. Marketing

El branding es erigir marcas que despunten en la sociedad. El signo positivo o negativo se conoce como reputación, e íntimamente, como emoción. La marca depende, en gran medida, de la contribución que hace al entorno, estableciendo y reafirmando valores que influyen en el pensamiento de una sociedad.

El marketing es construir negocios que funcionen en el mercado. La cara o la cruz se conocen como rentabilidad, y más individualmente, como razón. El negocio obedece, sobre todo, a la retribución que proviene del mercado, ofreciendo productos y servicios que satisfacen el interés de una demanda.

Ambos constituyen un recurso necesario para el funcionamiento óptimo de las actividades a desarrollar: el marketing permite obtener indicios para sobrevivir en un mercado, cuya respuesta implica la renta que sostiene a la empresa o el profesional; y el branding facilita las conexiones para subsistir en una sociedad, cuyo aporte respalda la cultura de la organización o el individuo.

No obstante, ninguno supone una garantía de estabilidad por sí mismo, e incluso, posibilitan situaciones que dan lugar a un conflicto social: el branding puede potenciar una visión ególatra capaz de dejar una huella que abre heridas en el resto de los individuos; y el marketing tiene capacidad para poner a alguien un precio, convirtiéndolo en una mercancía que cotiza en un escenario cifrado.

El choque parece inevitable, pero no lo es. Y aunque el branding adquiere una importancia significativa, cada cual debe ocupar un lugar en la balanza, pues resulta absurdo reemplazar uno por otro. Se trata de buscar el equilibrio con una elección ética y abierta al conocimiento, facilitando un escenario donde ambas disciplinas se nutran mutuamente en un balanceo constante para favorecer el intercambio, tanto del negocio como de la marca.

Etiquetas: , ,

8 comentarios · Escribe tu comentario

Joan Jimenez

Excelente y necesario
Abrazos

| Viernes, 20 de Abril de 2012 a las 4:20 am |

Luis Miguel Barral

Me ha gustado mucho tu post Óscar.
Al leerlo identifico en tu discurso la participación de una energía masculina -no confundir con el género “hombre”- orientada a la dirección y el objetivo, lo que tú llamas marketing; y la energía femenina que se despliega en lo relacional, próximo a lo que defines como branding.
Tengo una duda, confieso, con la metáfora del equilibrio en balanza. Pienso que la búsqueda del equilibrio puede llevarnos a una neutralidad que termina destilando tibieza en nuestras acciones.
Me decanto más por la idea de la integración de estos dos polos a un nivel superior. Como si marketing y branding fueran dos motores de una misma nave, cada uno con una fuerza impulsora de diferente naturaleza que se aúnan para danzar juntos.
Lo veo más en el palabro “marcating”, donde marketing y branding son elementos que se pueden distinguir, pero no separar porque la danza de ambos forma el núcleo de la experiencia de marca.
Muchas gracias por esta creación tan bella y sugerente.

| Viernes, 20 de Abril de 2012 a las 8:38 am |

Oscar Coca

Luis Miguel, entiendo tu duda y preocupación, pero lo cierto es que un equllibrio perfecto es imposible de alcanza debido a la propia naturaleza humana. Aludiendo a la cita de Aristóteles, no es censurable quien unas veces se desvía un poco hacia el exceso y otras hacia el defecto, porque sólo así es posible alcanzar el justo medio y el bien. Aunque sí lo es quien se desvía mucho.

Sin embargo, coincido contigo en que lo ideal sería que tanto branding como marketing adquirieran el mismo impulso en un esfuerzo conjunto al que denominas “marcating”, lo cual también entraña el peligro de desarrollar una postura extrema y reprobable en ambas disciplinas. Y es por ello, que advierto sobre la necesidad de que tanto uno como otro ejerzan fuerzas contrapuestas, del mismo modo que la lógica actúa de barrera para que la emoción no se desborde y viceversa.

Gracias a ti por aportar tus impresiones. Un abrazo :)

| Viernes, 20 de Abril de 2012 a las 13:37 pm |

Diana Saucedo

Me encantó tu forma de explicar. Es algo así como el YIN YANG de un negocio marca, manteniéndolos en equilibrio. Gracias y saludos.

| Lunes, 30 de Septiembre de 2013 a las 10:31 am |

Diego (de Argentina)

Estimados colegas,
Totalmente de acuerdo. Este post me lleva a reflexionar y pensar en la cantidad de profesionales que hablan de Marketing como sinonimo de Comunciacion, error tajante a mi entender. Por otra parte pienso en la cantidad de compañias que se dedican a comunciar acciones pero que no tienen en claro los valores y atributos de sus marcas.

Sdls

| Miércoles, 23 de Octubre de 2013 a las 15:27 pm |

Oscar Coca

Gracias por tu reflexión, Diego. Un saludo.

| Jueves, 24 de Octubre de 2013 a las 1:44 am |

Comenta el artículo