Blog
Branding | Conceptos Lunes, 30 de Noviembre de 2009

Branding es constancia

Comenta el artículo

Muchos estudios y agencias anuncian el diseño gráfico de la identidad corporativa como branding. Este concepto significa mucho más que un logotipo con el que identificar diversos soportes propios de una misma marca. El branding es un proceso constante.

El término proviene del inglés ‘brand’ que significa ‘marca’, por lo que su traducción literal es ‘marcando’. Pero cuando se aplica al mundo de la comunicación comercial, el significado de esta palabra es mucho más amplio, convirtiéndose en la clave de todas las acciones publicitarias.

La emoción es la punta de lanza del branding, pues los vínculos emocionales son mucho más fuertes y duraderos que los vínculos racionales. Los esfuerzos deben centrarse en dotar a la marca de una personalidad única, transformándola en un intangible con vida propia, capaz de evolucionar con el tiempo al igual que cualquier ser vivo.

El proceso implica realizar un conjunto de acciones infinitas que se cimientan en los valores, las actitudes y las experiencias que aporta la marca. Con la estrategia adecuada, es posible logar una conexión emocional con el consumidor y posicionar la marca en un lugar privilegiado dentro de su escala de valores.

La marca no se construye de un día para otro. Requiere estrategias que faciliten una conversación constante con el consumidor en la que se expresen sus significados, se exponga su estilo de vida y se ofrezca una experiencia singular.

El branding es el corazón de la marca. Si deja de latir, el vínculo emocional con el consumidor desaparece con el tiempo. En consecuencia, el valor diferenciador de los productos de la marca se desvanece, siendo remplazados por otros que aportan el intangible deseado.

Etiquetas: ,

Comenta el artículo